martes, marzo 22, 2005

El fin de todas las cosas

El Réquiem de Verdi es una obra feroz, es el fin de todas las cosas, es la esperanza puesta en una súplica cuando ya nada se encuentra en manos de la humanidad…Misa de muertos digna de nuestra gran especie. Junto al Réquiem de Berlióz, es la misa no barroca que más me conmueve, tal vez por tener un tono paradójicamente secular, mismo que me lleva a considerar lo divino como una metáfora del tejido social y su historia, sin el cual los individuos somos imposibles. Pero analogías durkheimianas aparte, este domingo era apropiada una misa solemne como ésta: Falleció el compañero Samuel del Villar, justo mientras las elecciones internas probaban sus tesis sobre la corrupción e inmoralidad del grupito de burócratas que tiene a su merced a mi partido. Digno miembro de la especie hemos perdido.

También podemos pensar en tonos mortuorios en relación a la candidatura del compañero Camilo Valenzuela. Él sabía que tenía que derrotar al abstencionismo y sin embargo hizo una campaña decafeinada que comenzó muy tarde. Buenas propuestas para renovar al partido y una trayectoria personal que avala esas intenciones, pero simplemente no trabajó lo suficiente y fue derrotado. Empero, como pueden ver en mi foto, sirvió para que yo pueda decir a los compañeros “No me culpen, yo voté por Camilo”. Por supuesto mi casilla abrió tardísimo y había repartidores de propaganda de Martí cerca de la casilla…pero de los 1500 y pico militantes registrados para esa casilla en la Del Valle, únicamente acudimos poco más de 100. A nivel nacional sólo 12% de cuatro millones de militantes del partido acudieron a votar…la mayoría clientela de corrientes. Andamos tocando fondo. Una minoría organizada siempre avasalla a cualquier mayoría desorganizada.

Y hablando de tocar fondo Batres arrasó en el DF, así que el viejo alumno del compañero Bejarano será mi presidente local…y seguro se llevará a su grupito de ineficientes y serviles del Delegacional a hacer daño a nivel estatal. Sea pues así. Creo que hacer un Comité de Base es buena idea…si la mayoría de los militantes hubiese estado en condiciones de votar, la burocracia sin principios de mi partido estaría enterrada en algún rincón de la memoria.

Mi aliada se va a unas cortas vacaciones con su familia, tal vez la alcance en la semana...aunque quizá yo necesite un poco de tiempo en soledad para meditar sobre los acontecimientos y repararme.

2 comentarios:

David Santa Cruz dijo...

Coincido contigo en varias cosas, pero al final si bien Camilo hizo crecer su campaña, termino por alinearse como todos los demás, ¿ya viste que Gerardo Fernández Noroña se cortó el pelo y hasta se rasuró dejandose un bigote de burócrata ochentero?
Ahora resulta que hasta la maestra Rosalbina Garavito ve que todo marcha bien en el PRD, cerró filas, ¿puedes creerlo?, parece ser que los únicos perredistas críticos son Marco Rascón, tú y bueno, yo porque me afiliaron a fuerzas, me enteré hace un par de semanas... sólo que no he renunciado, porque mandar una carta de renuncia representaría asumir que alguna vez me afilié...
Cambiando de tema pero siguiendo en lo mismo, desde hace años vengo masticando algunas ideas respecto a la abstención activa, y bueno ahora que se ha puesto tan de moda el voto en blanco, he decidido promoverlo junto con todo aquel que quiera inconformase no con el sistema sino con sus políticos y sus partidos...
http://abstencionactiva.blogspot.com

Nebe Gebhardt dijo...

La abstención sólo hace más poderosos a los burócratas partidarios, y en una elección abierta o constitucional la abstención masiva tiraría a la basura un sistema por el que muchos sacrificios se han hecho. Yo creo que es preciso identificar las fallas concretas del diseño y atacarlas. Un ejemplo concreto podría ser una apuesta para cambiar el juego de incentivos vigente dentro de los partidos .
Por otra parte, si se te afilió "a la fuerza", es preciso que denuncies el hecho...y si no quieres estar afiliado, una carta en donde solicitas ser removido del padrón por la razón que citas será suficiente. Dirígela a Afiliación y Membresía del CEN. Sin embargo, considero que lo que deben de hacer los ciudadanos y ciudadanas es precisamente MILITAR en los partidos por los que acaban votando, y arrebatarle el poder a la mediocracia que los tiene secuestrados.