viernes, marzo 11, 2005

Nostalgias matlatzincas. Rito de iniciación en San Francisco Oxtotilpan

Es curioso como las pistas de nuestra vida se van acomodando como tepalcates en los estratos de una excavación de sitio: Hace rato que me encontraba buscando una vieja propuesta estatutaria de Pablo Gómez sin muchas ganas de encontrarla, me topé con una foto de un lugar donde habité un año en la Colonia Roma. En esa época, 1996, tras aprobar mis exámenes, generé un pequeño escándalo al dejar la Escuela Libre de Derecho e ingresar al propedéutico de la Escuela Nacional de Antropología Historia para buscar respuestas. Ya inscrito, en 1997, tomé esa foto con un solo objetivo: Llevar un testimonio de mi entorno de vida para responder a las preguntas de mis primeros informantes…después de todo, el antropólogo es visto como una especie de curioso oficial, ya que solemos preguntar cosas que en la cotidianidad parecen a primera vista evidentes a los actores. Debido a esto, somos blanco también de muchas interrogaciones y hay que estar preparados…

En mi trabajo de campo de primer semestre de Etnología me recuerdo intoxicado todavía de un entusiasta indigenismo, tal vez por eso elegí a los hablantes de matlatzinca (denominación etnolingüística, es una lengua otomangue de la rama otopame. De hecho es, como casi todos los nominativos étnicos del país, un nombre colocado por los mexicas al conquistarlos, la traducción literal sería ´"señores de la red") como blanco de mis primeros afectos antropológicos, después de todo, tienen todas las características necesarias para ser atractivos a un clasemediero educado en los mitos de origen del nacionalismo posrevolucionario, por no hablar de la mala conciencia social: Eran numerosos al momento de la conquista y últimos aliados de los mexicas en esa época. Ahora la citada lengua sólo se habla en un pueblito del Estado de México, San Francisco Oxtotilpan, y para rematar, éste se encuentra en las faldas del Nevado de Toluca…¡¿qué más se podía pedir?!. Por supuesto es una falacia pensar en una continuidad cultural de quienes hablaban matlatzinca en la época de la conquista con los que ahora todavía reproducen la lengua, que tampoco puede ser la misma de entonces (ni siquiera el español lo es), pero yo era más joven, y los imaginaba como “sobrevivientes” o “los últimos” etc.

Tuve mucha suerte en mi salida de campo a San Francisco: Había boda en el pueblo cuando llegué y el ambiente festivo me ayudó a integrarme bastante bien. En especial me sirvió para comenzar mi proceso de aprendizaje y formación como Etnólogo, que exigió de mí la eyección de innumerables certezas previas. Pude hacer un remedo de primera monografía que en ese momento me tenía bastante orgulloso, y aunque ahora que la leo me pongo rojo de vergüenza, no dejo de guardarle cariño a ese mi íntimo secreto. En el poblado encontré a gente que me abrió su casa y literalmente me adoptó…Cuando vieron la foto de mi domicilio junto a otros testimonios de mi vida, un hierbero y su esposa se conmovieron: “¡Pobrecito! Vives solito y sin mujer…Acá atrás te podemos levantar un cuarto para que vivas con nosotros…”. Lo pensé. Pensé en una vida de criar truchas deliciosas en fosas cavadas dentro del monte, y no me pareció mal. Por supuesto que me detuve en seco, ya mi profesor me había advertido de los espejismos del campo rural.

La última vez que arribé al poblado, de asentamiento disperso como se aprecia en la foto tomada en la Colonia Santa Teresa, llevé materiales para aprender inglés que me habían solicitado para la escuela del pueblo. Al irme se me fijó la imagen de las mujeres trabajando duramente en el campo recolectando chícharo, alimento que ya jamás pude ver igual ni dejar rodar fuera de la mesa hasta la fecha. Vaya, dos fotos de 1997. Sigo sin encontrar la propuesta estatutaria de Pablo Gómez…

12 comentarios:

kunti dijo...

Al leer este escrito me acordé de las veces que hice trabajo de campo fuera de mi lugar de origen, yo no fui muy lejos (fui a municipios, no fui a la Sierra) me acordé de esa hospitalidad desinteresada y noble de la gente que apenas sabe tu nombre y algunas cosas sobre tí, te ofrece lo que tiene: una tortilla caliente con un chile verde seco y sal, un taco pues...aunque a mi no me gusta comer en público (raro en una pasante de Antropología Social pero lo he sabido manejar)esa vez comí tan a gusto...que uno a veces se olvida que va a "trabajar"...me gustó mucho este post...no opino sobre el indigenismo ya que manejo más bien temas urbanos, pero la Sierra y los grupos étnicos son muy ricos no sólo para investigar sino para poder reestructurar nuestra percepción de la vida. Saludos!

Nebe Gebhardt dijo...

Curioso, yo me formé en la antropología rural en el Edomex, en Oaxaca y en Tlaxcala, pero mi trabajo de investigación de tesis lo acabé haciendo en un segmento de la clase media que renta vivienda en la ciudad de México.

Anónimo dijo...

HOLA, NO RECUERDO COMO TE LLAMAS Y QUIERO DECIRTE QEU YO SOY DE SAN FRANCISCO OXTOTILPAN, Y SOY MATLATZINCA, AUNQUE YA NO HABLO EL DIALECTO, MIS PADRES SI LO HABLAN, YO NO PERO QUE BIEN QUE ESCRIBAS SOBRE NOSOTROS PORQUE YO CONOSCO AMI GENTE Y LA HOSPITALIDAD DE TODOS ES LA MISMA, SOMOS GENTE BUENA, TRABAJADORA Y HUMILDE.

MUSHENI, (HASTA LUEGO EN MATLATZINCA)

MI NOMBRE ES MELISA SANDOVAL.

taty dijo...

Es interesante leer esta investigación realizada por un colega de la ENAH, al mismo tiempo te mando un saludo y una felicitación por el trabajo realizado en San Francisco Oxtotilpan, ya que son pocas las publicaciones sobre la vida de este cultura Matlatzinca.Quiero comentarte que yo también estudie en la ENAH, y también me interesa realizar una investigación en éste maravilloso pueblo ya que ahí, viven familiares y quiero que por medio de nuestro trabajo se conoscan sus costumbres, para que de alguna manera sigan vivas las tradiciones de nuestros indígenas mexicanos. Mi nombre es Nancy T.

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Maribel y quiero decir que mis padres son de San Francisco, acabo de estar alla, 4 de octubre es la fiesta de este lugar tan bello que te hace olvidar el estres de la ciudad, el tiempo que se pasa ahi es tan agradable y me gusta mucho que la gente siga las tradiciones, que no se olviden del dialecto, sobretodo los que viven alla, conservemoslo los que estan dentro como los que estamos fuera.

Priscila dijo...

Hola, mi nombre es Priscila G. Arzate. Muy interesante lo que comentas sobre tu experiencia como etnólogo. Me gustaría mucho que otros conocieran un poco sobre las comunidades indígenas. Quiero invitarte a ti y a todos los que leen tu blog a un encuento sobre cultura indígena a realizarse en la facultad de antropología de la universidad autónoma del estado de México. Ojalá te interese leer una ponencia o dictar una conferencia sobre tus investigaciones. Esta actividad es organizada por estudiantes con el único fin de crear conciencia entre la comunidad. Si te interesa (o a los que leen esto) te dejo mi correo: pgarz318@yahoo.com. o puedes llamar al 7223476328 (con Priscila) o al 7221455099 (con Alejandro). Buena suerte con los proyectos que estés desarrollando en este momento. Estaremos en contacto.

fidel dijo...

hola todos

Anónimo dijo...

Quien save quien seas. pero que chido que aigas escrito sobre san fransisco saludos a todos lo de san pancho. orgullosamente matlasinca atm.orlando

Anónimo dijo...

ola mis padres son de san panchito y tengo unos videos en youtube de san pancho, como cuando estuvieron los cadetes de linares en la fiesta del 4 de octubre. saludos a todos, de alguien de la santa teresa...ahhh por cierto, yo ya construi mi casa alla, no hay ke dejar morir al pueblo.

Ikaj Tijax dijo...

Hola, yo soy danzante, he tenido la oportunidad de visitar este lugar magico y encantador en las fiestas de san Francisco y en quinto sol,al lugar y a los habitantes les guardo mucho respeto, quisiera irme alla a vivir para aprender la lengua junto con mi hija y serles útil en algo a los habitantes de allá si es posible.

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Marcos mis abuelos y padres son de san francisco la casa que aparese en la segunda fotografía es la de mis abuelos paternos como olvidar esta humilde casa en donde visitaba a mi gran familia con ansia espero regresar a visitar este tan hermoso lugar ya que no me encuentro en México

Anónimo dijo...

Hola a todos yo soy matlatzinca, tengo más años viviendo en el d.f. pero no olvido mis raíces, nací en la colonia santa teresa y me gustaría contactar con alguien que le interese rescatar nuestra lengua indígena.