sábado, julio 02, 2005

De destapes y desastres. Por lo urgente nunca se hace lo importante.

Últimamente cada vez que me encuentro a un compañero o compañera de militancia cercana la pregunta es la misma: “¿por qué no te lanzas para presidente del Delegacional?”. Ayer, mientras hacía fila en Palacio de Correos para obtener mi planilla de estampillas conmemorativas de Memín Pingüín, otra vez me sucedió…Me asalta un sentimiento de “ya chole”, y si bien me honra la propuesta reiterada también me da algo de tristeza no haberme dado a entender lo suficientemente bien, por lo que resumiré mis objeciones: Si bien se le puede ganar en la elección interna a la clientelar CID (IDN), un puestito de nada sirve para cambiar las cosas sin trabajo de base consistente, organizado y cotidiano. Es cierto que la “propuesta” impuesta por Martí Batres para seguir malversando al partido en Benito Juárez es patética: la compañera Mina Matus es conocida por su oda al corporativismo resumida en esta joya de frase “Si un partido no sirve para hacer gestión ¿entonces para qué sirve?”. Con una campaña bien diseñada se le puede derrotar sin contemplaciones pero ¿para qué?.

La CID tiene un trabajo de base más o menos estable, del peor tipo, pero real. Sus solicitantes de vivienda afiliados, su núcleo de burócratas chambistas, ambulantes y activistas vecinales les aportan un caudal minoritario en relación al padrón partidario total, pero efectivo porque si votan y se encuentran relativamente unidos en coyunturas. Además, no todos los militantes de la CID son veletas sin ideología o amantes de la despensa, existen compañeros entre ellos con una muy digna trayectoria de activismo vecinal…¿por qué se encuentran el la CID?, por ser ésta su vehículo de entrada al partido y/o por lealtades edificadas en una historia común de militancia. Para un grupo así, que además tiene colocado a uno de sus dirigentes supremos, Martí Batres, en la presidencia partidaria estatal, perder por primera vez el CED en la panista Benito Juárez no sería una tragedia especialmente grave.

Se le puede derrotar ahora con una buena campaña dirigida a la mayoría de la militancia desilusionada e inactiva que no participa, pero sería una victoria sin resonancia, producto también de la alianza circunstancial entre grupos chiquitos y divididos. Y desde el Comité Delegacional nada podría hacerse…las alianzas se evaporarían en la lucha por puestos paupérrimos y las candidaturas que se avecinan, mientras la militancia que votó regresa a su cotidiana desmovilización. Ese no es el camino para cambiar las cosas en el partido. Y por si lo dicho fuera poco, hay una multa de más de 500 000 pesos por parte del IEDF al CED en Benito Juárez por rebasar topes de gastos de campaña en 2003…con prerrogativas mensuales de poco más de $100 000. pesos siempre sujetas a los caprichos contables del Comité Estatal, controlado por la CID. Entonces compañeros, sin trabajo de base, sin recursos y sin organización ¿para qué sirve un hipotético triunfo en esa elección interna?, quizá para que oportunistas amparados en algún membrete como UNyR hagan al caudal de votos coyuntural “suyo” para negociar candidaturas y puestos, pero no serviría para transformar nuestro partido.

Mi postura: edifiquemos Comités de Base no electoreros e impulsemos la Iniciativa Popular para reformar el Código Electoral del IEDF y cambiar las reglas del juego vigentes. El trabajo de base es la llave. Por eso no me interesa en estos momentos luchar por el CED en Benito Juárez, por mucho que la candidatura planteada por Batres en la figura de Mina Matus constituya casi una provocación directa. Transformar las cosas no es cambiar de sitio a personas o grupos, es modificar en los hechos prácticas y normas.


Es curioso, a los comandantes y bases de apoyo que por fin lograron desmarcar relativamente al EZLN del discurso étnico les pasa algo similar: por lo urgente olvidan lo importante. El excelente viraje de la segunda entrega de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona tiene un final anticlimático en la tercera y última: básicamente un zapatour publicitario más para recordarle a la gente que existen. De la primera y segunda parte del documento se desprendería un manifiesto para la construcción seria de una forma de socialismo democrático…desgraciadamente no concretan. Desprecian a la base de mi partido que los salvó en 1994, y en lugar de convocarla para derrocar a nuestra corrompida burocracia simplemente nos descalifican a todos de un plumazo con una visión simplista y maniquea de la realidad. En cualquier caso debo reconocer que este zapatour puede generar debate y sorpresas más valiosas que los anteriores. Por nuestra Gran Especie y sociedad espero que así sea. Me gustaría integrarme pero como perredista me encuentro explícitamente discriminado de su amplia convocatoria.


Entretanto tendré menos tortugas en mi pecera y mi pochitoque se quedará sin compañía de especie diversa: mi asesora llegó de Alemania y me dispongo a preparar mi examen profesional. Supongo que su hija querrá a sus engendros verdes de regreso…y claro, mañana en el Estado de México veremos las consecuencias de ceder a todos los caprichos del compañero Andrés.

PD: Alguien le debe de informar al tenor que interpreta a Calaf en la primera semana de Turandot en Bellas Artes lo siguiente: Se escucha y observa pésimo que cante con infinita flojera todo menos el aria más famosa de la obra…Es buen tenor pero no parece respetar a su público.

8 comentarios:

e. dijo...

Lo peor del asunto es que las cosas no cambian, ni los modismos, "compañero".

Raistlin dijo...

Yo en lo personal considero que el principal factor para el cambio es la desición que cada uno de nosotros toma como individuo.

De esta forma se emprenden acciones que al principio quiza parecen inutiles, pero que a la larga rendiran frutos, no hay que desmoralizarse antes de iniciar, hay que poner nuestro granito de arena y comenzar a trabajar con lo que se tiene, quien sabe? recuerda que en la política un hombre solo es capaz de hacer diferencia.

Asi que si la posibilidad existe, Por que no ponerse en el lugar donde se cimentan los cambios? Por que quedarnos en el discurso?, es como cuando vasconcelos se exilio en Estados Unidos, para que las cosas resulten primero hay que estar aqui y segundo hay que hacer lo que tengamos que hacer, aunque parezca que no tiene caso.

Ramon Jacob dijo...

EN ALGUN POST COMENTASTE QUE HAY QUE SEGUIR AL PROYECTO MAS QUE A LAS PERSONAS...

PERO YO CREO QUE LAS PERSONAS SIGUEN A LOS LIDERES, LOS CUALES A SU VEZ TIENE BIEN CLARO EL PROYECTO...

MI ESTIMADO NEBE, NO ESTARIA MAL DECIDIRSE A LIDERAR EL PROYECTO EN QUE SE CREE...

Antropomorfo dijo...

Je, pues si de algo sirve que te lances para reventar a la CID creo que deberías hacerlo, capaz que hasta yo estoy en algún padrón olvidado (de mis tiempos en que esperaba algo de los partidos) y puedo votar por ti. POr cierto respecto a tu post anterior yo coincido con Armando Quintero, pero la verdad se me hace que va a ganar Marcelito...

Antropomorfo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Olganza sin "H" dijo...

Ricardo que tal, estoy al pendiente de tu blog, espero en breve puedas dar tú opinión en relación a la declinación del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en sus aspiraciones para contender en el PRD por la candidatura presidencial. ¿Cuál es tu lectura? Saludos.

Manuel dijo...

Es una arrogancia suponer que sólo la base del PRD salvó a los zapatistas en el 94, en todo caso es una demostración de falta de perspectiva. También lo es fantasear con que los zapatistas se preocupen por “derrocar a la corrompida burocracia” de tu partido. Confundes lo grandote con lo grandioso, te falta un punto de referencia más claro: en este país la izquierda no está en ningún partido que participe en las elecciones.
Por otro lado, omites un punto importante, uno de los más relevantes: el carácter no electoral de la nueva propuesta organizativa del EZLN. Por eso, tal vez, te sientes excluido; pero debes saber que en diferentes estados del país hay montones de personas que partician en el PRD bajo el status "de base" y que son militantes de izquierda que han participado y participan en iniciativas de los zapatistas. Todos –claro- saben que las condiciones de su participación política son no aspirar a ningún puesto de representación popular y hacer política “desde abajo”, organizándose a partir de iniciativas concretas; donde más que recibir, hay que dar. La ganancia personal está en el deber cumplido, no en ganarle a tal o cual corriente.
Además, quién lee frecuentemente la prensa nota que la Sexta no plantea en realidad nada nuevo y que lo que viene no es un zapatour.
En fin, saludos. Buen blog, al menos mucho mejor que otros.

Nebe Gebhardt dijo...

Hola Manuel,
Aquí se te entiende mejor que en el Tag:

En efecto, no únicamente la base del PRD salvó la piel del EZLN en 1994, pero si es cierto que casi toda la base del partido de ese año y su electorado salió a las calles, constituyendo un elemento de mucho peso para el cese al fuego. Por eso no puedo evitar hacer notar la falta de generosidad del EZLN hacia la militancia de mi partido.

Tienes razón en que quizá es fantasioso considerar que para la dirigencia del EZLN sea relevante llamarnos a derrocar a nuestra corrompida burocracia, pero eso es precisamente lo que quiero decir con cierta ironía. Considero que, para el formidable proyecto de transformación pendiente, cualquier trinchera es válida si apunta a probar los diseños institucionales que se pretenden edificar.

Lenin siempre fue muy claro en esto cuando se debatía si el bolchevismo debía de extender tu participación y práctica en la Duma: hay que militar en cualquier espacio donde se encuentren las masas…El sectarismo lleva a lo minoritario, lo trivial y por supuesto a la derrota o la anécdota generacional de futuros integrados “progresistas”.

Entre otras cosas, incluyendo los elementos que señalas, anoté que la actual iniciativa neozapatista podía deparar ciertas sorpresas interesantes. Por otra parte, la Sexta por supuesto que dice cosas nuevas y establece énfasis en elementos bastante olvidados en el discurso desde la Primera Declaración de 94…en particular trasciende de forma explícita el argumento étnico en su segunda parte al tiempo que caracteriza al capitalismo de una forma muy sencilla y clara, señalando la urgencia de una alternativa viable.

La victoria la izquierda dentro de una estructura como el PRD no reside precisamente en derrotar a una u otra corriente (por eso en mi caso no le entro ahora a la interna para derrotar a la CID en mi Delegación, por ejemplo, porque faltan condiciones objetivas para que la victoria electoral sirva de algo), reside en transformar las normas y prácticas en la que sus actores prosperan, sea cual fuere su signo. Si en un contexto determinado esto implica una mecánica electoral hay que saber asumir el reto. El deber cumplido para un militante de izquierda es la efectividad de los cambios que abandera a cualquier nivel, no una supuesta pureza en la derrota en suspenso permanente y la marginación.

Manejo el triste mote de “zapatour” porque las masas no acceden a la prensa escrita seria (basta ver los tirajes) y el la caja idiota así se maneja y resume el final anticlimático en la tercera entrega de la Sexta. Es decir, tiende por ahora a pasar a la trivialidad y a un espectáculo más…independientemente del contenido organizativo y anticapitalista que los medios no pretenden enfatizar…vamos, incluso tú consideras que no hay un viraje en relación a las otras 4 declaraciones que siguieron a la Primera.

La organización efectiva de base en un partido como el PRD le permite a los cuadros aprender a lidiar con la realidad política vigente, a proponer soluciones concretas, no a soñar de espaldas a las masas como sucede en las organizaciones clandestinas.

La izquierda debe construir hegemonía (en el sentido de Gramsci)…y no creo que la estrategia del EZLN sea la correcta para semejante fin. ¿La izquierda no se encuentra dentro de partido alguno que le entre a elecciones?...vaya, como opción electoral tiendo a concordar y por eso el PRD es una trinchera válida entre otras razones. Decir que “no existe izquierda” dentro de los partidos electorales me parece incorrecto: la izquierda es un proyecto civilizatorio en construcción en todo espacio donde existan miembros de nuestra Gran Especie.

Ya pareció post la respuesta, je je

Saludos

Ricardo Ward