martes, enero 31, 2006

Aeon Flux, de futuros posibles...

Uno de los grandes desafíos de cualquier relato de ciencia ficción consiste en evitar proyectar hacia el futuro los valores y organización social vigentes. No solo es absurdo concebir que dentro de 400 años el capitalismo podría seguir funcionando como lo conocemos, sino es aberrante creer que nuestra especie podría sobrevivir una crisis apocalíptica conservando semejante modelo. Esta trampa es evitada de forma relativamente airosa por Aeon Flux (Karyn Kusama), película que por su anunciado contenido de acción y violencia podría predisponernos a una trama muy epidérmica, sin embargo, resulta ser una cinta buena para pensar en el futuro posible de nuestra Gran Especie: tras una pandemia global, 90% de la población muere…al borde de la extinción, la humanidad, a través de un científico apellidado Goodchild, desarrolla una vacuna. Sus allegados y familia gobiernan por 400 años a lo que queda de la humanidad, edificando una ciudad para albergar a la población humana que, por razones inquietantes, no rebasa los cinco millones de sujetos.

Socialismo autoritario con culto a la personalidad del canciller Goodchild es impuesto. Una sociedad de abundancia y desarrollo tecnológico provee a los ciudadanos…sin embargo, si bien el reto económico ya ha sido superado, la vacuna que salvó a la humanidad tuvo efectos secundarios que obligan al gobierno a mantener terribles secretos, y un régimen policial permanente, sin derechos políticos ni garantías individuales. A pesar de la abundancia material y ambiental (naturalmente no hay transporte privado en esa ciudad además de la bicicleta) los ciudadanos sufren...por supuesto algunos se organizan en células anarquistas para derrocar al sistema. La trama no es lineal y aunque las actuaciones son algo mediocres, esto es compensado con una historia estimulante y una gran dosis de coreografía.

Como toda película de ciencia ficción, empuja las variables de la ciencia conocida sobre algunas premisas falsas, sin embargo, teniendo claro esto se pueden generar reflexiones útiles. En particular encuentro estimulante la idea de que nuestra especie pueda cambiar los actuales problemas por otros más desafiantes y complejos, otros dilemas que hagan crecer las potencialidades de nuestra tierna humanidad, que apenas anda sus primeros pasos titubeantes en el tiempo.


En otras cosas, el compañero Andrés afirma que “no habrá bejaranos y ponces” en su gabinete. ¿Debemos entender que únicamente vetará a la gente que haya sido expuesta públicamente en sus fechorías?. Creo que no fue la declaración más afortunada. Bastantes problemas ya se prefiguran en la nube se oportunistas que se presta a bolearle los zapatos a cambio de migajas de poder. Y antes de que algún huelguista de hambre profesional, amante del hueso o caudillista de corazón me acuse de pertenecer al Yunque por criticar al compañero Andrés, debo de recordarles a todos y todas dos cosas: primero, son proyectos lo que debemos impulsar desde la izquierda, no personajes “infalibles”; y finalmente, un apoyo sin condiciones y sin crítica no es ni puede ser un apoyo honesto. Como dije en otro momento y ocasión, el compañero Andrés tiene virtudes importantes, pero es responsabilidad de la base militante vigilar que sus vicios no las sepulten…decir que si a todo es el principio del fin. La victoria electoral será importante, pero su verdadero significado se edificará desde abajo. Futuros posibles...y más inmediatos.

viernes, enero 27, 2006

Los dichosos cinco hábitos raros...

Parece que el esnobismo es una fuerza centrípeta irresistible...Diré en mi descargo que es útil reflexionar con ojo crítico e irónico sobre nuestros hábitos más triviales. Así que no seguiré las reglas planteadas por la cadena de bitacoristas que ha generado el proceso imitativo del cual hoy me vuelvo parte. Simplemente enumeraré a petición de "jz" y el "burócrata iluminado" cinco hábitos que vistos con cierta distancia pueden ser considerados extraños:

1. Entierro los despojos de las que en vida fueron mis mascotas al pié de un árbol específico en el parque de Pilares.
2. Lloro (no lo controlo) con el primer concierto para piano de Brahms y con la segunda sinfonía de Mahler. Anton Bruckner y otros pueden hacerlo a veces también.
3. Me gusta mucho comprarle ropa a mi chava cada que puedo (me temo que hubiera sido mucho más frívolo de ser mujer).
4. La gente que más desprecio no es la que considero más ajena a mis valores, sino la que me decepciona por causas insospechadas por los recipientes de mi cólera (este raro hábito del pensamiento es terrible para mí y para los demás).
5. Tengo un sentimiento de la propiedad privada muy desarrollado por los libros: los sello todos con mi ex libris. Para compensar semejante patología, desde 1998 dono uno de cada dos libros científicos que compro a la biblioteca de la ENAH (pero no evito poner mi ex libris en las donaciones...¡mañoso!).

Como todos, me reservo el derecho de poner lo menos sórdido. Bueno...ya basta. Pasando a otro tema, concluyo que cuando un vecino que no paga puntualmente el mantenimiento, que debe cuotas especiales y que es minuciosamente descortés, lleva un cartelote del PAN en su coche...se convierte automáticamente en propaganda a favor del PRD...aún en una colonia tan panista como la mía. Salud por ese motivo.

domingo, enero 22, 2006

De elecciones sin elección

Ayer en Sala Nezahualcóyotl tuve el privilegio de escuchar una buena interpretación de la décima sinfonía de Dimitri Shostakovich, a cargo de Ofunam y su director Zuohuang Chen. En el segundo movimiento, donde el autor hace un brutal retrato de Stalin, no pude evitar pensar en los caudillos… y la cohorte de empleados mediocres que aseguran su poder a través de la obediencia más elemental. Dimitri celebra la muerte del dictador…casi se le oye decir al final “Te sobreviví viejo maldito” pero, puesto en términos vernáculos, si la naranja de Shotakovich tenía mucho jugo creativo el Estado soviético se encargó de exprimirla…La relación entre el individuo y los grandes proyectos totales siempre es tensa, pero fértil para la creación.

Quizá una de las tragedias de este caso es que el proyecto total soviético rápidamente se convirtió en un proyecto personalista, ligado a individuos “indispensables” o “infalibles”. Esta es la fórmula “ganadora” de la mediocridad burocrática, cuya moneda de cambio es la obediencia…y el sometimiento de la inteligencia. Stalin era un hombre inmerso en convicciones crueles, a su manera se sentía delirantemente “iluminado”… pero encumbró a un aparato administrativo que se enriqueció a costa del control directo de la economía, hoy privatizada y en manos de los mismas mafias corporativas de la extinta URSS. Y sin embargo seguimos buscando caudillos, entregándonos sin saberlo a las patologías de grises burocracias partidarias…

Hoy voté temprano en la elección interna del partido…que de interna sólo lleva el nombre a falta de vida orgánica institucional. De hecho ya ni hay padrón…simplemente te anotan en una lista si te toca votar en la casilla designada. Esto es el paraíso para los tinterillos que basan su fuerza política en la gestoría de bienes y servicios…Anulé mi voto para la candidatura a la Jefatura Delegacional…simplemente no hay a quién irle. Por lo que respecta a la candidatura a la diputación local, entregué mi voto a la planilla del compañero Félix Rojas Monroy, del MUS, que no pudo ensuciar la delegación con un solo cartel a pesar su acreditada militancia. Por lo que respecta a la candidatura por la diputación federal 15, pues a las cúpulas se les ocurrió que no hubiera elección, para poderla otorgar de forma discrecional…por dedazo, pues. De esta manera sacaron de la jugada por ahora al compañero Iñigo, que venía haciendo campaña por esa difícil candidatura (el distrito se encuentra en manos del PAN)…y a los otros que no merecen ni mención.

domingo, enero 15, 2006

René Bejarano sigue en el PRD

Un compañero del partido que admiro bastante, el actor y director Cayetano Martínez, suele contarme una anécdota escalofriante. Rememora viejas discusiones en el embrionario PRD sobre el papel e importancia de la formación política, y en ese contexto una descarada frase de René Bejarano que describe a la actual burocracia del partido de una forma espléndida: “¿Formación política?...¿para qué queremos formación política si existen los teléfonos celulares?”. Lo importante para estos actores no es transformar la sociedad, sino tener una estructura de cuadros obedientes a control remoto. La deriva ideológica de estos “cuadros” no es relevante para quien desea súbditos…Poco importa, por citar un inofensivo ejemplo, que la compañera Alejandra Barrales haya ido en compañía de Lorena Villavicencio a solicitar plegarias de Norberto Rivera, siempre y cuando sean a favor del jefe en turno.

René Bejarano es el emblema de un método de hacer política que sigue secuestrando a la izquierda electoral en México, aún en la forma de sus actuales detractores. El compañero Martí Batres, por ejemplo, esperó a la ruina pública de su viejo colega para deslindarse, siguiendo las mismas reglas que le fueron antes enseñadas. “Liderazgos” se edifican que medran con una “militancia” minoritaria (pero votante) que se reduce a la esperanza de una gestión oportuna, de una vivienda prometida, de una despensa puntual y barata....o en el mejor de los casos, de un caudillismo de ocasión.

En Benito Juárez, bajo el lema de “Piensa Diferente”, los que hacen todo menos pensar y ser diferentes libran su guerra electoral contra sus viejos aliados bejaranistas. Quiero suponer que su forma de “hacer política” se encuentra viviendo últimos y cómicos estertores, pero lo cierto es que todavía falta mucho trabajo para eso.

Aunque algo hay que reconocerle al equipo de Barrales: así sea por hacerse publicidad antes de salir de una diputación por la jefatura delegacional, desempolvaron una iniciativa muy importante para impedir el perdón familiar en casos de abuso infantil y permitir que se persigan de oficio estos crímenes. Es una iniciativa que un diputado bien plantado presentaría en su inicial semana al cargo…no saliendo, pero más vale tarde que nunca ¿no?.

viernes, enero 13, 2006

El analfabeto

EL PEOR ANALFABETO (Bertolt Brecht)

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos (...) El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales."

domingo, enero 08, 2006

Jarhead

Cabeza de jarro (vacío). Dispuesto a la aceptación de cualquier contenido posible a través de órdenes, humillación y entrenamiento. La frustración más grande puede ser no poder matar como el sujeto fue acondicionado a hacerlo. Una parte de una generación llevada a la psicosis de forma industrial para ser utilizada en cuatro días y medio de guerra. Jarhead (Sam Mendes), traducida al español como “Soldado anónimo”, es una película que se desarrolla sobre las líneas conocidas de grandes clásicos, incluso haciendo homenaje explícito a éstos, pero aportando su propia dosis de humor negro e imágenes dantescas sin perder un gramo de realismo. La Primera Guerra del Golfo, precursora en cierta forma de la presente que no acaba, es llevada a la pantalla grande a tiempo para reflexionar sobre cómo, de una manera casi fordista, nos podemos volver extranjeros de nuestra propia humanidad…Si la Rama Dorada de Frazer es el libro en manos del coronel loco de neo-tribalismo en Apocalypse Now de Ford Coppola, muy apropiadamente es El Extranjero de Albert Camus el volumen que es extirpado de manos del recluta en el desarrollo de la trama de Jarhead. En caso de ser principiantes en lo que toca al cine bélico, recomiendo mucho la lectura del libro de Guillermo Altares, Esto es un infierno (Ed. Alianza, Madrid, 1999) para potenciar la experiencia cinematográfica.


Pero no todo fueron grandes reflexiones sobre nuestra especie...de camino al cine pude observar que la manta que utilicé para ilustrar el anterior post había sido sustituida con premura: vestido de sonrisa medio tumefacta, el señor Payasos nos anuncia a los vecinos que ya se decidió. Quiere ser Jefe Delegacional y quiere ser candidato del PAN. Supongo que su estrategia de "lo que caiga es bueno" no funcionó del todo bien, aunque casi apostaría a que su candidatura es de paja...Ha de saber que otros abanderados panistas le llevan la delantera y quiere hacerse notar para que lo "llamen" al equipo de campaña final, con suerte, a ocupar algún cargo en el gobierno de alguno de sus actuales contrincantes. Pero qué cara le anda saliendo la cosa: gastar para poner mantas a color y plastificadas, que no son muy baratas, y luego cambiarlas todas por otras aún más caras pero menos "indefinidas"...mala inversión. Además ¿desarrollo y participación?... ¿no que la Delegación Benito Juárez es la más desarrollada según su colega del PAN, el Sr. Akabani?, o se referirá a más desarrollos inmobiliarios...él lo sabrá. Y no comprendo como delegar en un desconocido, que pone mantas con tanta crisis de identidad, pueda aumentar el nivel de "participación" en la demarcación...ay, en fin. Aunque es simpático que el PAN-DF, regularmente mojigato, nos convide eróticamente a "hacerlo nuestro"...En la vida política que malversan burocracias ¿se manufacturan también otras cabezas de jarro?.

jueves, enero 05, 2006

Los límites del ridículo

El PRD en el DF se ha transformado en la caricatura de nuestro supuesto sistema de partidos: los jefes delegacionales salientes quieren ser diputados, los diputados quieren ser jefes delegacionales o en su defecto senadores. Títeres de caciques repartidores de prebendas aspiran a figurar a toda costa en alguna nómina…Gente cuyo único mérito es la obediencia al jefe cree que merece todo el poder posible, a pesar de sus vergonzosas acciones e inacciones dentro del partido. Si hubiese vida orgánica real en los partidos estoy seguro que tendríamos diferentes políticos.

Estos papelotes son emblemáticos de lo que sucede cuando se financia a las burocracias de los partidos aunque no hagan partido. Subsidiamos con dinero público a una clase política cupular que no rinde cuentas más que a sus intereses, y que no construye institutos políticos a donde la ciudadanía pueda acercarse a hacer política haciendo escuchar su voz. Los partidos no son organizaciones de ciudadanos militantes, no son organismos deliberativos…son simples maquinarias electorales al servicio de una burocracia partidaria voraz y sin ideología, que cobra en función del número de votos que compren sus discursos y formas.

Si algún día queremos tener partidos funcionales, debemos encontrar la forma de condicionar el financiamiento público a las actividades de interés general que esperamos de los partidos. En primer término, no debe haber financiamiento público a los partidos sin el aval de los militantes que dicen tener las burocracias. El poder en los partidos debe de gravitar hacia los ciudadanos que se afilian según sus simpatías políticas, no hacia los grupos cerrados y corporativos que se auto-reciclan dentro de lo que es y ha sido su modus-vivendi.

Lo fácil es responder a la mediocridad operativa con la mediocridad intelectual, como lo hace Marcos. Pero lo importante es generar alternativas y diseños institucionales que apunten a edificar otro modelo de sociedad. Estudiar y cambiar el actual sistema de partidos es un imperativo pendiente.