viernes, abril 28, 2006

Auslander al servicio de la comunidad

Este señor se llama Federico Arreola, y NO ES PERREDISTA. Periodista y lamesuelas oficial del compañero Andrés, tiende a exaltarse con facilidad y ha desarrollado un sentido apocalíptico de los acontecimientos desde que le asesinaron a su cuate Colosio. Tiende a ver encuestas fabulosas a nuestro favor de empresas tan prestigiosas que no puede revelar sus nombres ni metodología, y posee un sentido de la autocrítica similar al de un viejo comisario stalinista. Si lo ve defendiendo al compañero Andrés no se asuste, no todos los que estamos con AMLO somos así.

lunes, abril 24, 2006

Algo que nosotros debimos de haber hecho: abrir paso a la bicicleta.

Creí que jamás podría elogiar a la nefasta administración panista de la Delegación Benito Juárez pero…mientras veo que la ciclopista de 90km inaugurada por el Gobierno del DF se encuentra abandonada y mal concebida, una especie de tímido curita después de la construcción del segundo piso, a los panistas se les ocurrió una idea muy valiente: iniciar la confinación de carriles exclusivos para bicicletas en rutas estratégicas de la Delegación. A diferencia de la ciclopista del GDF, que abarca espacios abandonados, pendientes extremas y franca invasión del espacio peatonal, las ciclorutas planteadas invaden, como debe de ser, el espacio secuestrado por los automóviles, en rutas muy utilizadas. La primera etapa uniría occidente con oriente de la demarcación desde la ruta ciclista de Periférico, pasando por el Metro-Bus de Parque Hundido, siguiendo por Pilares hasta llegar al Metro Portales (Tlalpan). Han prometido que esta sección se completará antes de octubre de este año…

La bicicleta podría sustituir al automóvil para mucha gente, pero para que esto sea viable las rutas deben ser seguras y paralelas a las ya utilizadas para llegar al trabajo, la escuela o los centros de esparcimiento. En el carril derecho de Pilares se han instalado valet pakings, sitios de taxi clandestinos e innumerables automóviles sedentarios…abrir paso para el carril de bicicletas, y hacer que éste se respete, será todo un reto. Por ahora únicamente hay un tramo muestra de unos veinte metros en Pilares, a la altura del Parque Tlacoquemécatl. Ojala que la idea fructifique, y que sea imitada o mejorada por los compañeros del partido.

La propiedad privada del transporte automotor de combustión interna no es de interés público. Siendo minoría los que tenemos un coche hay problemas de tráfico, contaminación y ruido…por no hablar de que también se aletarga al transporte público de superficie con los embotellamientos. Haciendo una reducción al absurdo, si todas las familias capitalinas pudieran tener un coche, simplemente no habría donde ponerlos, además estaríamos envenenados todos por un aire irrespirable. Las soluciones de largo plazo tienen que ver con un transporte público de calidad y la promoción del transporte privado ciclista, ambos compitiendo frente a frente con los automóviles, no hay de otra.

La terrible administración de Akabani parece que al fin se ganó un solitario punto a su favor…hay que tomar nota compañeros.

jueves, abril 20, 2006

Compañero Ebrard: ¿cámaras y genes?

Ayer traté de escuchar al compañero Marcelo Ebrard con benevolencia. Preferí ignorar su pasado y ubicarlo como la continuidad en varios proyectos de gobierno importantes para la Ciudad. Es el candidato oficial y todo eso…Sin embargo hay dos propuestas que, independientemente de cualquier apoyo que se le brinde, deben de ser severamente cuestionadas antes y después de la elección. Propone que todos los menores de edad porten identificación en la Ciudad de México, con una copia para la madre, de forma que los niños y niñas tengan un medio universal de identificación, facilitando así las labores de búsqueda en caso de secuestro. Hasta ahí todo va relativamente bien…pero se le ocurre también que el gobierno debe tener el ADN de todas las nuevas generaciones por medio de esta credencial.

La justificación para esta medida no se sostiene. Se argumenta que esto facilitaría la identificación de familiares secuestrados independientemente de que pasen los años, pero eso se solucionaría con promover que las madres guarden mechones de cabello de sus vástagos, sin otorgarle al gobierno el ADN de todos sus futuros gobernados. La tecnología evoluciona mucho más rápido que la ingeniería social y los sistemas políticos, por lo que no creo que haya condiciones actualmente para cederle responsabilidades al Estado sobre el material genético de su población…vamos, ni siquiera hay legislación que las contemple y regule.

Otra orwelliana idea del compañero Ebrard remite al uso de cámaras de video por parte del Estado: comienza señalando que los Ministerios Públicos deben de ser vigilados 24 horas con cámaras instaladas en sus oficinas…y bueno, como a nadie le caen bien esos señores todo mundo aplaude. Las complicaciones de siempre surgen con estos dispositivos ¿quién vigila? y ¿quién vigila a los que vigilan?, además, los MPs no trabajan únicamente en oficinas ¿los vamos a seguir?...en fin. Pero suponiendo que sea viable la medida y adecuadamente normada, es posible que rinda algunos frutos. El problema es que el compañero Marcelo de ahí se sigue de largo a las calles, y sin mayor trámite propone llenar progresivamente de cámaras el espacio público de la ciudad, según él para prevenir delitos.

No puedo concordar con esta idea, en especial porque nuestra vida institucional es incapaz de garantizar que semejantes poderes no serían utilizados luego para otros fines. Ya existen cámaras que sirven para regular el tráfico, y sin embargo no existe una legislación sobre el uso de las imágenes captadas de la ciudadanía por el Estado. La corrupción, los chantajes, e incluso la represión política, que los capitalinos podrían vivir en manos de su propia policía demandan muchas medidas previas antes de siquiera considerar más cámaras en las calles.

Desde la izquierda jamás hemos considerado que la solución a los problemas de seguridad pública sean en primera instancia la represión o la vigilancia. Tiene razón el compañero Ebrard cuando dice que nos hacen falta mejores policías, pero la médula del problema se encuentra en la fragmentación de la vida social: ahí donde la gente no conoce a los vecinos ni del edificio donde vive. Los lugares más seguros no son los más vigilados por los aparatos del Estado, son aquellos donde la gente se conoce entre sí y participa colectivamente en su seguridad.

lunes, abril 17, 2006

Espino, das pena ajena.

Afortunadamente parece que en la competencia de torpezas electorales todavía nos encontramos lejos de la delantera. En particular el PAN ha descendido a niveles francamente decadentes, burlándose de la inteligencia de los electores y manipulando discursos propios de la Guerra Fría.

Las finanzas del Distrito Federal son por primera vez en mucho tiempo relativamente sanas…y los topes de endeudamiento han sido aprobados cada año por todos los partidos a través de sus diputados. Sin embargo, el PAN saca al aire spots diciendo que la obra pública en el Distrito Federal y los Programas Sociales han sido financiados con deudas peligrosas. Si observamos la gráfica que anexo, elaborada con fuentes del gobierno federal, estas declaraciones constituyen una desvergonzada mentira. Los montos invertidos en obra pública superan a la deuda, y éstas han sido financiadas fundamentalmente con recursos fiscales. Además, suponiendo sin conceder que algo estuviera mal con la deuda pública del Distrito Federal ¿por qué la aprobó el PAN cada año a través de sus legisladores?. Patrañas.

Por otra parte, desde que la ciudadanía, fundamentalmente apoyada en el PRD, conquistó el derecho de elegir a sus gobernantes en la Ciudad de México, la mayoría del PAN y del PRI frecuentemente ha otorgado topes de endeudamiento menores a los solicitados, imponiendo incluso el servicio de la deuda que el Gobierno Federal había adquirido durante su administración de la capital del país.

Pero las mentiras no se detienen ahí. Pretenden relacionar a Hugo Chávez con el compañero Andrés, basados en la desinformación y en las fobias de sectores de la clase media, e incluso insinúan sin dar pruebas que existe financiamiento externo para la campaña. El proceso que vive Venezuela no tiene nada que ver con el caso mexicano, los “círculos bolivarianos”, que no existen en México ni apoyan al compañero Andrés, se dedican fundamentalmente a leer y difundir su nueva constitución, que apenas se empareja con la nuestra de 1917…ahí no hubo revolución social y la polarización es mucho mayor: los sectores medios abarcan muy poco a la población, sintiéndose con razón o sin ella amenazados. Comparar México con Venezuela, en especial, comparar directa y superficialmente a sus políticos, es francamente un insulto a la razón.

Sobre el financiamiento, les recuerdo que el único financiamiento ilegal y externo probado a una campaña presidencial es el que fue recibido por Amigos de Fox. A la fecha de hoy no existen más que conjeturas sin sustento y mentiras, basadas en una estrategia para “importar” los terrores de la clase media venezolana a México. El señor Espino, presidente del PAN, incluso habló de una “conexión venezolana” a partir de la incautación de cocaína a bordo de un avión que venía de ese país. Lo que “se le olvidó” decir a este señor es que ese aparato fue capturado gracias a que el gobierno venezolano, habiendo detectado movimientos sospechosos, dio aviso al gobierno mexicano para que revisara la aeronave. Mentirosos y además sin talento.

Finalmente, ¿”López Obrador una amenaza para México”?...ese lema de campaña del PAN es la otra cara de la misma moneda caudillista. Es tan absurdo como decir que el compañero Andrés es un “elegido” al que hay que decirle que si a todo. La derecha mexicana nos muestra su nivel para el debate: Espino como un triste porro del CGH.

martes, abril 11, 2006

Estrategias para perder...

Me parece muy irónico que el compañero Andrés se sorprenda ahora que Televisa haya cambiado el contenido de sus programas para desfavorecernos. Salinas, Grupo Banamex y Felipe Calderón se habrían aliado con Televisa para ''…meter una orientación: Andrés Manuel el autoritario'', según nuestro indignado candidato. Otro supuesto complot en marcha. Pero ¿realmente no era esperable este viraje?. Quizá la “sorpresa” provenga de que sus asesores salinistas le aconsejaron no pelearse con la televisora, manifestar una postura blanda en relación con la ignominiosa “Ley Televisa”…nuestro candidato entonces “se portó bien”, evadió el tema y nadó de muertito hasta el final, pero ahora vemos que eso fue a cambio de nada, perdiéndose una gran oportunidad para informar a la gente de los alcances de esa iniciativa, y también se echó por la borda una ocasión propicia para convocar grandes movilizaciones contra esa vil entrega..

La estrategia de campaña se encuentra secuestrada, como bien señala hoy Marco Rascón en un excelente artículo, y esto puede ser el germen de un desplome electoral. La cómoda ventaja que teníamos en las preferencias electorales no ha sido aprovechada para generar discusión y politización entre la población, ha sido en cambio dilapidada en golpeteos vanos, alianzas contradictorias o silencios cómplices.

De hecho, la del compañero AMLO es una campaña sin partido en sentido estricto. Estructuras paralelas reclutadas aprisa llevan sobre sus hombros el peso del trabajo de campo. No existe una convocatoria organizada e institucional dentro del PRD para participar en las campañas electorales, así que cada candidatura recluta a sus leales para beneficio propio, aportando mano de obra a la campaña del caudillo mayor en la medida de sus intereses. Las famosas “Redes Ciudadanas” no generan elementos para el debate o la reflexión, mientras sus líderes suelen competir entre sí para ganar el favor de los jefes políticos. Todo esto en medio de un culto a la personalidad que estimula el atraso político y el mesianismo, encumbrando al servilismo como virtud de escalafón.

No es tarde para cambiar las supuestas “estrategias”, todavía podemos alcanzar la presidencia con el compañero López Obrador, pero la ventaja se reduce y el tiempo pasa rápido. Lo más lamentable de todo esto es que incluso ganando podríamos perder…

miércoles, abril 05, 2006

Contra el izquierdismo infantil y otras fatalidades

Cuando alguien esgrime ante mí valores morales superficiales como única fuente de inspiración militante, suelo padecer agruras severas. Es comprensible que existan actores que, siendo víctimas directas de alguna de las veleidades del sistema, posean un perfil político muy emotivo “en contra” de un catálogo de injusticias. Más comprensible aún si éstos provienen de frentes de lucha francamente subalternos o desfavorecidos dentro del campo y la ciudad. Lo que no tolero demasiado bien es escuchar a colegas de clase despotricar en contra de la falta de justicia social que nos hace posibles.

Y peor se pone el panorama discursivo cuando los supuestos izquierdistas desarrollan una romántica idea de la pobreza, en especial si ésta es rural y exótica, sin posibilidades (eso creen) de afectar su cómoda vida cotidiana (“¿Autonomía? si, ahí lejos”). Yo me consideraría bastante cínico si dijera, desde mi posición de relativo privilegio clasemediero, que mis razones para militar tienen que ver con “erradicar la desigualdad social”. Que ese discurso sea la vía de entrada para actores subalternos es una cosa esperable, pero que lo sea para personas con acceso a educación universitaria es francamente sospechoso.

La llave de este dilema quizá se encuentre en los complejos de inferioridad que proyectan algunos “progres” al identificarse con actores oprimidos, en rebeliones eternamente postergadas con la autoridad paterna, o en la simple impotencia teórica que les hace rechazar cualquier planteamiento estructurado. Es más fácil para un “progre” de clase media estar en contra de algo que a favor de cuestiones concretas. Argumentos estructurados les intimidan, ya ni hablemos de matemáticas…

En sus versiones más extremas, como las caricaturizadas por Tamara De Anda en su video “Los Chairos”, la ignorancia con iniciativa y la participación política inefectiva, se convierten en una virtud posmoderna que alimenta un estilo de consumo particular, contradictorio, epidérmico y maleable. Esto me remite a la visión que tienen vecinos de la ENAH sobre una minoría aparatosa de pseudo-revolucionarios que ensucian cotidianamente el nombre de mi alma mater: drogos, borrachos y flojos.

Con semejantes ejemplos no es extraño que el proletariado se encuentre tan comprometido en general con el modo de producción vigente. Transformar nuestras sociedades es un imperativo para nuestra joven especie, no en términos morales, sino en términos racionales. Pensar como miembros de una formidable especie que puede desarrollar grandes potencialidades y prevalecer. El problema no es la desigualdad social en sí, el problema es que el sistema en que ésta se basa no hace más que desbaratar el tejido de nuestra especie, impidiendo el desarrollo pleno de ésta, a pesar de tener recursos suficientes para garantizar este fin. Los diseños institucionales que se requieren son complejos, y sus bases únicamente se pueden edificar a lo largo de procesos igualmente complicados.

No nos podemos dar el lujo de ser complacientes si sabemos que algo anda mal con nuestra forma de reproducción. No hay más vida que ésta, y la única trascendencia posible tiene que ver con el desarrollo de nuestra especie y sociedad.