miércoles, abril 05, 2006

Contra el izquierdismo infantil y otras fatalidades

Cuando alguien esgrime ante mí valores morales superficiales como única fuente de inspiración militante, suelo padecer agruras severas. Es comprensible que existan actores que, siendo víctimas directas de alguna de las veleidades del sistema, posean un perfil político muy emotivo “en contra” de un catálogo de injusticias. Más comprensible aún si éstos provienen de frentes de lucha francamente subalternos o desfavorecidos dentro del campo y la ciudad. Lo que no tolero demasiado bien es escuchar a colegas de clase despotricar en contra de la falta de justicia social que nos hace posibles.

Y peor se pone el panorama discursivo cuando los supuestos izquierdistas desarrollan una romántica idea de la pobreza, en especial si ésta es rural y exótica, sin posibilidades (eso creen) de afectar su cómoda vida cotidiana (“¿Autonomía? si, ahí lejos”). Yo me consideraría bastante cínico si dijera, desde mi posición de relativo privilegio clasemediero, que mis razones para militar tienen que ver con “erradicar la desigualdad social”. Que ese discurso sea la vía de entrada para actores subalternos es una cosa esperable, pero que lo sea para personas con acceso a educación universitaria es francamente sospechoso.

La llave de este dilema quizá se encuentre en los complejos de inferioridad que proyectan algunos “progres” al identificarse con actores oprimidos, en rebeliones eternamente postergadas con la autoridad paterna, o en la simple impotencia teórica que les hace rechazar cualquier planteamiento estructurado. Es más fácil para un “progre” de clase media estar en contra de algo que a favor de cuestiones concretas. Argumentos estructurados les intimidan, ya ni hablemos de matemáticas…

En sus versiones más extremas, como las caricaturizadas por Tamara De Anda en su video “Los Chairos”, la ignorancia con iniciativa y la participación política inefectiva, se convierten en una virtud posmoderna que alimenta un estilo de consumo particular, contradictorio, epidérmico y maleable. Esto me remite a la visión que tienen vecinos de la ENAH sobre una minoría aparatosa de pseudo-revolucionarios que ensucian cotidianamente el nombre de mi alma mater: drogos, borrachos y flojos.

Con semejantes ejemplos no es extraño que el proletariado se encuentre tan comprometido en general con el modo de producción vigente. Transformar nuestras sociedades es un imperativo para nuestra joven especie, no en términos morales, sino en términos racionales. Pensar como miembros de una formidable especie que puede desarrollar grandes potencialidades y prevalecer. El problema no es la desigualdad social en sí, el problema es que el sistema en que ésta se basa no hace más que desbaratar el tejido de nuestra especie, impidiendo el desarrollo pleno de ésta, a pesar de tener recursos suficientes para garantizar este fin. Los diseños institucionales que se requieren son complejos, y sus bases únicamente se pueden edificar a lo largo de procesos igualmente complicados.

No nos podemos dar el lujo de ser complacientes si sabemos que algo anda mal con nuestra forma de reproducción. No hay más vida que ésta, y la única trascendencia posible tiene que ver con el desarrollo de nuestra especie y sociedad.

9 comentarios:

seis ojos dijo...

existen diversas razones para militar. todas pueden ser válidas, siempre y cuando impliquen un auténtico compromiso con la transformación constante. cuando el marasmo se disfraza de izquierda se convierte en franco conservadurismo; la autoalienación sustentada en discursos simplistas y contradictorios es más dañina que la derecha rampante.

Alma dijo...

Curiosamente encintré entre mis múltiples casos de gente que asi es.. uno que a últimas fechas me llamó la atención.. pronto lo publicaré en el blog, porque no quiero hablar sin fuentes sostenibles. Pero basandome en eso y en lo que acabo de leer, lo cierto es que no podemos seguir creyendo en una revolución izquierdista sólo porque "suena nice", y menos si como dices tú lo decimos quienes somos más que medio pelo de la sociedad, gente con cierto poder que por lo menos entienden con algo de educación una situación englobalmente.

Cada quien es libre de militar donde le paresca, pero que no muestren una bandera que no concen

"Tatu, el 3" dijo...

yo solo se que en México la izquierda es infantil porque sus "abanderados" desconocen en sentido estricto lo que es ser de izquierda pura...

tal vez no tenga que ver lo siguiente (pero sale a colación), pero yo he pensado que también en algún momento, la izquierda extrema sobrepasa los límites que llega a ser derecha (como en los videojuegos de antaño) jaja, no se.

Saludos, y gracias por la visita.

Nebe Gebhardt dijo...

seisojos,
Así es compañero, la autoalienación a tiempor se dirfraza de militancia y ese es el problema. Un abrazo.
Alma,
Pues si, el discurso político también puede ser objeto de consumo actrítico, de la confección de una autoimágen...que en el fondo esconde actitudes individualistas o antisociales...
tatu, el 3,
En efecto, si se analizan casos de supuesta extrema izquierda...por ejemplo cierta veta de anarquistas, pudesdes observar valores idividualistas y anti.Estado francamente de derecha. Sin embargo no estoy deacuerdo contigo en considerar que existe una "izquierda pura"...eso suena a sectarismo...simplemente hay que embarcarse en la aventura intelectual y práctica de cambiar el modo de producción vigente "hacia adelante".
Saludos.

Albert Keinstein dijo...

Un saludo y un apunte...

LLegué aquí a través de México desde fuera y, en verdad, me congratulo... por saber que la comunidad cibernética cada vez es más atractiva..

Por otro lado, quiere comentar que más allá de la cuestión nominal, de la cognitiva precisión instrumental, ¡vamos!, de la cosificación de una realidad... estará justamente esa realidad... no se trata de discutir porqué y cómo nos gusta menos o más explicarla... sino cómo es y por qué es así, y hecho esto, definirse moralmente... sin tantos matíces teóricos.

A nadie, a menos que utilice un criterio de racionalidad mitológico, se le escapa que en nuestro país impera un sistema altamente mejorable...

Y, la cuestión, si no se quiere hacer mera ficción moral, es... dónde y para quiénes, en este caso, SE ESCRIBE,... para legitimar la dominación y explotación de los fuertes sobre otros o, por el contrario, para cuestionar este sistema....

LA ACCIÓN ES lo más importante, QUÉ SE HACE... si somos coherentes... aunque no es lo mismo que un ser humano no mate a otro por que cree que irá al infierno y no lo haga porque lo respete dada su dignidad... ¡lo importante como punto de partida, en todo crecimiento y desarrollo social, es QUE NO LO MATE!

En nombre de la complejidad de alcanzar un México ideal, se arropa un México injusto, y lo peor, se renuncia a simpleas de el OTRO MÉXICO POSIBLE...

Nebe Gebhardt dijo...

Albert,

Creo que en el fondo podemos estar deacuerdo, sin embargo hay algo que merece debate: las motivaciones de ciertas acciones si son importantes en un contexto dinámico, usando tu sof...digo, tu ejemplo je je, si alguien no mata porque cree que Dios lo castigará...y por alguna razón descubre que Dios no existe, y además tiene motivo y oportunidad, comenzará a matar.

Mucha gente que fue militante de izquierda en los 70s, con manuales stalinistas y pésima teoría, se desilusionaron (en lugar de celebrar como recomiendan marxistas a la Adam Schaff) y hoy son burócratas conservadores, en el mejor de los casos. Militar por razones ambiguas, quiméricas o irracionales no es útil a largo plazo, y adempás limita mucho la eficacia que ésta militancia puede tener al negociar con la realidad.

Hay que generar sólidas motivaciones racionales, que satisfagan también los impulsos de conservación y de placer. No más reyes magos camarada.

Un abrazo

Albert Keinstein dijo...

De nuevo, un saludo hasta Mexitlico!

En cualquier caso, te diré que más allá de los reyes magos... siempre estará, la experiencia, todo eso que los ensayos nos previos han enseñado.

Yo, personalmente, estoy convencido de que hoy como nunca habrá de emerger la izquierda válida para los próximos años... por supuesto, será pensar y hacer izquierda en los tiempos que corren el mundo no será fácil...

La izquierda posible en el mundo desarrollado, por definición, es una izquierda a la defensiva, es bienestarista...

En México y otros paises con un desarrollo similar, por el contrario, la agenda de la izquierda sigue pendiente.

Las condiciones están dadas... ahora nos toca experimentar a nosotros, el laboratorio social lo tenemos... de modo que lo peor que podemos hacer es importar fórmulas anacrónicas

Las desigualdades sociales y contradicciones culturales que hay en México se parecen más las existentes a nivel mundial... Con esto quiero decir que las soluciones que demos a muchos problemas serán técnicas más útiles por lo menos para los años que duré la transición a la total globalidad...

La cuestión será conciliar pluralidad y compromiso dentro de esa pluralidad...

En méxico hay quienes aún enarbolan una izquierda nacionalista, vanguardista y monista, viven en algo así como un provincianismo ideológico, pero también hay quienes ya anteponen el sufijo POST a muchos de estos ISMOS que debemos superar en aras de contruir ese otro MÉXICO POSIBLE

LA ACTUAL SITUACIÓN, LOS DIFERENDOS MARCOS-AMLO son un paradígma de esta cuestión... ¡NUESTRA PLURALIDAD DEBE SER LA RAZÓN DE NUESTRA UNIDAD!

Nebe Gebhardt dijo...

Coincido contigo en que hay mucho por edificar, pero lo que requerimos es dejarnos de posmodernismos políticos y comenzar la tarea de cimentar los nuevos proyectos totales. Neomodernismos, revisiones críticas de lo básico.

Detesto esto de recomendar libros, pero ahí te va uno interesante:

"A future for socialism" de John E. Roemer.

El futuro de nuestra especie demanda un cambio en el modo de producción...en esa dirección deebmos encaminar los esfuerzos de largo plazo.

El diferendo Marcos-AMLO no es ideológico...es algo que a mi juicio se pueden entender con el simplón y corriente Downs, pues Marcos, fuera de la arena electoral, empero tiene como principal adversario de sus propuestas a la izquierda electoral, y con ésta compite por adherentes.

Saludos

El Pire dijo...

tengo tiempo de leer tu blog... pero este mensaje se me había pasado...

no se si soy progre, de izquierda o de derecha... pero por lo general coincido con los argumentos de las personas que se definen como de izquierda y estoy en desacuerdo con los de aquellas personas que se definen como de derecha...

no voy a citar a bobbio para hablar del fin de la izquierda y de la derecha, jeje... ya sería mucho material para que te burlaras y me pusieras una repasada... pero si te digo que a mi en lo personal me tiene sin cuidado donde me encuadren o con que bandera se presente un dirigente, me interesa sus posturas y propuestas, su convicción y honestidad.

pero no es la izquierda más fuerte cuando deja el sectarismo propio de los ilustrados para abrazar una posición de sumar los esfuerzos de todos aquellos que comparten causas y métodos??

es pregunta y no crítica...