lunes, mayo 29, 2006

La política sin Fe siempre será aburrida


Cortesía de Castpost

La música es, entre muchas cosas, un discurso a imagen y semejanza del mundo de lo humano que la hace posible: contiene una sujeción a ciertos códigos histórica y socialmente edificados, al tiempo que los objetiva de formas numéricamente coherentes, potencialmente infinitas. Como todo discurso, el interlocutor puede captarlo en diferentes capas, o incluso no aprehenderlo de forma alguna.

El sábado tuve un encuentro con mi infancia de discos de acetato: la quinta sinfonía de Tschaikowski me visitó en Sala Nezahualcóyotl. Cuando tenía doce años me conmovía, ya que su planteamiento directo…emotivo e ingenuo, era de fácil comprensión para mí….ni perdía la paciencia ni me aburría. Podía poner el lado del vals pueril y la marcha que le aplasta, casi militar, una y otra vez bajo la aguja…y cuando los primeros CDs aparecieron le pedí a mi padre que me regalara la misma versión remasterizada para este medio, sin importar que Herbert Von Karajan quizá no era el mejor intérprete de compositores eslavos a la mano.

Hoy puedo disfrutar mucho de la sinfonía aludida, pero en esa materia es de las que menos me apetecen…y no sólo eso, sino que ahora mi placer migró de los últimos dos movimientos a los dos primeros, como si la resolución triunfal del conflicto planteado por la obra fuera en realidad un espejismo, una mentira piadosa. Una especie de Rey Mago como accesorio de Fe, un cuento de milagros que distrae del problema fundamental a cambio de captar rápido la atención del impaciente o el inmaduro.

Hace poco un compañero me compartió su desesperación ante nuestra sociedad desfigurada, pegados los ojos en el corto plazo y sin fin trascendente, presa de la superstición y la irracionalidad. ¿Cómo podíamos tener esperanza en el futuro con adultos que se aferran a un mundo político imaginario, lleno de maniqueísmos y de orgullosa apatía?...¿de qué sirve alzar la voz?.

Quizá los caminos de la música puedan enseñarnos algo: hay que perseverar. Las primeras interpretaciones a las que alguien se encuentra expuesto pueden evolucionar, pueden abrirse paso a través de la consciencia. Las ideas son poderosas, pero demandan paciencia y constancia. Entender que la única trascendencia posible se encuentra en el desarrollo de tu gran y joven especie, es también admitir un compromiso con la edificación de su eternidad posible, y ante todo, que como sujetos vamos a morir sin que quede rastro alguno de nuestro mundo individual y efímero.

Entretanto podemos ir enmendándole la plana a Vasconselos, que por su época únicamente podía rezarle a la trascendencia en estos términos “Por mi raza hablará el espíritu”…nosotros decimos hoy: “Por nuestra vida hablará la Especie”. Después de todo, la política sin Fe siempre será aburrida.

19 comentarios:

jAz dijo...

Hola Nebe! La música y sus caminos siempre nos enseñan algo, eso es seguro, sabes, sobre la Quinta creo que diste en el clavo: la resolución final ¡es un espejismo! por eso se siente desproporcionada de los primeros movimientos, para muchos concedores el final es optimista, manifiesta la victoria, pero se nota demasiado la exageración, tanto que parece cubrir bajo toda esa exuberancia las inseguridades del compositor, tal vez por ello a Tchaikovski la sinfonía lo tenía insatisfecho, no estaba siendo completamente sincero, en el 'espejismo' mostraba lo que quería que otros percibieran de él como verdadero, pero si uno se acerca demasiado el espejismo desaparece y nos muestra entonces lo que quería ocultar: al final le pesaban más sus interrogantes que sus convicciones (y no deseaba que se dieran cuenta de ello).

p.d. los dos primeros movimientos siempre han sido mis favoritos, ahora con tu reflexión he entendido el por qué, gracias!

p.p.d. tampoco había escuchado a Buxtehude, ahora sé de sus influencias, gracias por eso también ;)

mO dijo...

Hola! no cabe duda que estamos en la misma frecuencia yo tambien he percibido el ambiente si fe!! tenemos que hacer algo no? un saludote y como siempre felicidades

EnigmasExpress /Gandica dijo...

Pues...
numinoso asunto.
Cordial saludo.

Don Mike dijo...

hola sr...esplendido post...con todo respeto, porque ami que me importa, deberia usted escribir mas a menudo como hoy, menos politica y mas prosa contagiosa.....y pues que le dire...tambien sin mentiras y pendejos que se las creen no habria politica.Un saludo

Cruz J. Saubidet dijo...

Muy bonito escrito, la música es algo que inunda como ninguna otra cosa, acompaña, serena el cuerpo y el espíritu y muchas veces nos hace felices por un rato.
Lo cito:
"Después de todo, la política sin Fe siempre será aburrida"
Pienso que es alrevés, la fe es el combustible de la política, pero no la diversión, para mí, la diversión de la política es la DUDA PEREMNE en absolutamente todos sus representantes, en mi programa de radio, en la presentación decía "Todos los políticos son malos hasta que, al menos durante cinco años, demuestren lo contrario, con la tranquilidad y la decepción de que hasta ahora ninguno superó la prueba"
Cruz J. Saubidet

Nebe Gebhardt dijo...

Jaz,
Creo que musicalmente la cosa va por ahí, y no es extraño que Peter se sintiera algo defraudado por su propia obra.
Saludos

Mo,
Si, hace falta un proyecto trascendente...
Saludos.

Gandica,
Numinoso...literalmente.
Saludos

Mike,
Y sin embargo este es de los posts más políticos que he escrito...la cosa pública es su más exacerbada expresión.
Saludos

Cruz J. Saubidet,
Creo que no me entendiste del todo bien: la Fe de la que hablo es ontológica, es decir, por causas últimas...nada tiene que ver con "creerle" a un político o con algún dogma de campaña.

La duda perenne es fundamental para el espíritu científico, y la Fe que propongo se basa precisamente en la razón, en una esperanza plausible de trascendencia humana...a través del desarrollo de sus potencialidades y de su propio tejido social, biológico y cultural. La política sin fines trascendentes (para evitar confusiones) en efecto, no solo es aburrida, es impotente e infecunda.

Saludos

Ricardo Ward

Antonio dijo...

Saludos Nebe,

Hablando de música, yo creo que lo mejor que nos ha dado la religión es la música de J.S.Bach, y lo peor que nos ha dejado es la necesaria falta de fe en nosotros mismos. Necesitamos seres superiores que resuelvan nuestros problemas y eso encarna tanto a los dioses como a los gobernantes

Y hablando de política, yo creo que es difícil escoger gobernantes si no confiamos en nosotros mismos.

Al leer tu post pensé en la canción La Masa de Silvio Rodríguez

Creer que todo es perfecto me parece tan absurdo como estar seguro de que todo es terrible. Creer que como humanidad tenemos un futuro grandioso es mi fe. Irracional solo si se demuestra lo contrario.

Un Abrazo

Anónimo dijo...

02/06/2006 16:16
Calderón le saca 9% a AMLO, estima GEA-ISA
Según el sondeo levantado a finales de mayo, el candidato presidencial del PAN tiene 40%, el de la coalición Por el bien de todos 31%, Roberto Madrazo 26%, Patricia Mercado 4% y Roberto Campa menos de 0.5 por ciento.
Redacción / El Economista.com.mx

EL COMPLOT MARCHA DE PELOS, EL 2 DE JULIO EL PEJE SE VA A LA MIERDA

Anónimo dijo...

PERDON, DIJE SE VA A LA MIERDA, SIEMPRE HA ESTADO EN LA MIERDA.

Nebe Gebhardt dijo...

Antonio,
Completamente deacuerdo...en especial por lo que toca a Bach, ya que pensando en él les dediqué esta exquisita pieza de Dietrich Buxtehude, su más importante referente musical.

Un abrazo compañero

Anónimo,
CARTAGO DELENDA EST, como diría Catón y el compañero Antonio, claro. Checa la metodología de esa encuesta...y si eres listo te encontrarás con un grave problema...si no, pues no je je
Saludos

Anónimo dijo...

PEJE DELENDA EST ;)

El encuestador de Andrés Manuel López Obrador, el que lo coloca 10 puntos arriba en las mediciones presidenciales antes del debate, se llama Pedro Valencia García y es funcionario del Gobierno del Distrito Federal.
Según la nómina capitalina, Valencia es subsecretario de Alejandro Encinas, aunque en realidad ocupa el cargo de director técnico de la coordinación técnica y tiene un salario bruto de 99 mil 493 pesos —corroborado en la página web oficial—, sueldo que incluye las encuestas periódicas del gobierno capitalino y también los sondeos nacionales de López Obrador. Ni el PRD ni el candidato le dan pagos extras por su labor numérica.

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=244640

Anónimo dijo...

El que tiene que revisar la metodología eres tu y el peje jajaja. El pobre fósil imbécil no sabe ni siquiera que es una muestra represantativa. jajaja
Mejor regresate a la primaria andresito das pena ajena.

Graif Gestell dijo...

Política con fe...

No, creo que yo desde hace varios años perdí la fe. Primero en la religión y posteriormente en todo lo demás.

Hablando de música, nada mejor que escribir un post mientras escuchas el lohengrin de Wagner. Magistral.

Saludos.

- Graif
www.zerstorung.com

Nebe Gebhardt dijo...

Graif,
Es una etapa...ya verás si tienes suerte. La política sin fines trascendentes seculares es un desfile de mediocres. Las grandes causas, y la ópera de Wagner te puede enseñar unas cosas al respecto, forjan la Historia de la humanidad. Chistoso, esa ópera era mi favorita, ahora prefiero Tannhäuser y Götterdammerung...
Saludos

Ricardo

Graif Gestell dijo...

No una etapa, mas bien un desenlace de la profunda reflexión sobre las cosas en las que se puede tener fe, por que se tiene y por que es ridiculo tener; como la recuperacion de mexico, los reyes magos, dios y otras fantasías.

¿Tannhäuser? jajaja... ay... bueno, a fin de cuentas perredista.

- Graif
www.zerstorung.com

Nebe Gebhardt dijo...

Ya verás Graif...en última instancia vas a desaparecer, y lo único que puede quedar es tu especie y su desarrollo...Sobre lo que mencionas, pues estamos deacuerdo puesto en esos términos.
Saludos

The journalist dijo...

En realidad, interesante escrito sobre lo que puede llegar a ser la liazón de la música y la política. Pero me gustaría agregarle algo, en especial una melodía u obra muy acorde para aquellos malos gobernantes que terminan su periodo. Esta obra es Réquiem 626 de Mozart, que a la final es una misa fúnebre; ideal para aquellos que terminan mal, pero que terminan. Es la sinfonía perfecta para despedir al menos de forma decente a más de un corrupto de nuestra América Latina.

P.D.: Saludos desde Colombia.

angello dijo...

entre la genialidad musical y la locura genocida hay solo un paso. saludos

Nebe Gebhardt dijo...

the journalist,
No. De ninguna manera...ese Requiem es demasiado dulce para esos fines y ni siquiera se merecen la misa completa...El "día de ira" del Requiem de Verdi les serviría mejor ¿no?...fulminante terrorifico y sin piedad.
Saludos

angello,
No lo sé...puede ser un lugar común para temer a la inteligencia.
Saludos