domingo, diciembre 10, 2006

Preparando una mudanza


Powered by Castpost

Cuando te quedas sin dependientes económicos todo cambia: los complicados esquemas para garantizar su seguridad, los espacios previstos, el tiempo compartido, las visitas médicas, los viajes proyectados, las reconciliaciones y los reencuentros. Todo se desmorona y quedas suspendido en el vacío, que siendo tan voraz se va alimentando de tu sentido. Hay que reinventarse la vida de alguna forma, y cambiar de domicilio puede ayudar un poco a ese proceso. En mi caso esto sucederá en la forma de una compresión, ya que habitaré un departamento mucho más pequeño pero de factura arquitectónica decididamente autoritaria. Ir de 200mts a 53 implica que tendré que aplicar la sana práctica de la renuncia a los objetos acumulados y sus asociaciones a mi memoria.

En este contexto me he negado a la adopción de un betta. Mi pareja lo obtuvo como regalo en una fiesta familiar, donde al organizador le pareció “chic” distribuir a los animalitos encerrados entre la estrechez de dos piezas de vidrio cortado, con la leyenda “Recuerdo de la Primera Comunión de menganita”. Siempre me ha parecido grotesco que bajo el argumento de “cuestan 15 pesos” se distribuyan animales a personas incapaces de cuidarlos, en especial considerando que la vida y su asombro no se genera con la inversión de quince pesos ex nihlo. Una vez muerto, ese animal no volverá a vivir, ni con la inversión de todo el capital de Slim en una sola exhibición.

Toda especie vive del sacrificio, y en el caso de la nuestra ese sacrificio es aún más extremo, ya que bajo el capitalismo se sacrifican las potencialidades de millones a favor de unas cuantas centenas. Otras formas de vida mueren para que yo viva, incluyendo a mis semejantes. Ser consciente de esto te hace escéptico sobre las virtudes lúdicas que se argumentan a favor de matar formas de vida o incomodarlas.

Mi aliada tenía la idea de depositar el pez multicolor en mi pecera, donde habitan las tortugas hambrientas…desafortunadamente para mis reptiles yo estaba cerca y le recordé un par de cosas sobre la cadena alimenticia. Al menos así hubiera sido útil y no correría el riesgo de congelarse o morir de inanición en manos inexpertas.

Espero que ella aprenda a cuidar a ese betta, que por lo pronto mora en un recipiente azul encima de mi pecera. Eso seguro es más probable que suceda, si lo comparamos con la posibilidad de que el PAN aprenda un par de cosas sobre la importancia de la educación superior pública.

Ante los medios, el diputado Padilla Orozco tuvo un extraño ataque de sinceridad ideológica propia de una terapia…y ante su estulticia tan carente de pudor, sus correligionarios inmediatamente procedieron a recular como era debido y se deslindaron del pequeño imitador lingüístico de Fox. Falta ver si el hipócrita discurso amoroso a favor de la educación pública se traduce en modificaciones claras al proyecto de presupuesto…Entretanto, el diputado de marras ya nos dio un ejemplo en cadena nacional de la diferencia entre instituciones de educación superior e institutos privados de capacitación para empleados, como el Tec de Monterrey, de donde claro, éste es un egresado ejemplar.

sábado, diciembre 02, 2006

Caminando por el panteón




Ok, luego de seis años de no tener presidente en funciones, tras seis años de frivolidad y vacío de poder, la silla presidencial finalmente parece estar ocupada por un chaparrito serio que sí se quiere creer su papel. Debo confesar que experimento algo de placer torcido en suponer que por fin habrá algo de autoridad presidencial en la arena política nacional…en especial considerando que Vicente Fox fue un saco lleno de aire. El único punto favorable, la tan cacareada estabilidad macroeconómica, se la tendríamos que agradecer en todo caso a siniestros personajes como Paco Gil (Hacienda) y Guillermo Ortiz (Banco de México), ambos priístas y garantes de la continuidad previamente pactada con Ernesto Zedillo.

Poco puedo esperar del gobierno de Felipe Calderón, sin embargo esto es seguro: tiene la oportunidad de ejercer la autoridad presidencial pero no la podrá manejar a su personal capricho e ideología. La única salida, luego de una elección tan cerrada y no demasiado concurrida, será arrebatar las banderas de los detractores y aplicar algunas de sus propuestas, que de todas formas nunca fueron especialmente radicales Ya se oye en la tesitura de su discurso que esa será la vía a seguir…falta ver si puede ser exitoso en ello. Los primeros meses serán decisivos para constatar si Felipe Calderón se convierte en un fantoche más o en un presidente mexicano con plenas funciones.

Creo que lo más peligroso en este momento es seguir debilitando electoralmente al PRD: la derecha podría radicalizarse de forma abrupta con un triunfo en las elecciones legislativas intermedias dentro de tres años, pero a pesar de esto, el compañero Andrés y su cohorte de burócratas clientelares parecen seguir sintetizando la fórmula para fortalecer a nuestros adversarios. El más grotesco ejemplo de esto es quizá la auto-asignación de la modesta dieta de $50 000 pesos como “presidente legítimo”.

Aunque es algo extraño que un activista social y sus allegados directos cobren un sueldo, no es ese hecho lo que me genera malestar (podríamos elogiar la sinceridad de sus cobros): el verdadero problema de los recursos es su origen. El grueso de los recursos no provendrá de los solitarios fans del compañero que depositarán en la cuenta de HSBC, la mayor parte del dinero provendrá de las recaudaciones de organizaciones corporativas: uniones populares de vivienda, sindicatos charros y corrientes burocráticas.

¿A quién rendirá cuentas el compañero Andrés? A las expresiones más atrasadas de la cultura política nacional, a verdaderos caciques que manipulan a la gente con la gestión de bienes y servicios que van desde la despensa hasta la vivienda, con la asignación de chambas a cambio de lealtad, y en general con formas de hacer política que despolitizan y someten.

¿Un rey activista sostenido por señores feudales del coyotaje legal y el chambismo? Los recursos reales se complementarán con porcentajes de la dieta de los legisladores, la mayoría incondicionales de sus jefes burocráticos. ¿El PRD? En el PRD-DF del compañero Martí Batres no hay ni talonarios para afiliaciones…

El grupo en el poder tiene las manos relativamente atadas por el momento, pero nada se las desatará mejor que una izquierda esquelética y caudillista. El duro camino a seguir es la lenta organización de base sobre planteamientos prácticos, programáticos e ideológicos.